DEBATE: ¿EL MUNDO DEL LIBRO DEBE RENUNCIAR A SU COMPROMISO SOCIAL?

El libro, en su esencia tiene una función social y no puede desligarse de ella. Este formato nació para preservar y transmitir la memoria de las personas. De esta manera, también pasó a hacer lo propio con el saber. Este saber, también tiene ideología por defecto, fruto de su misma esencia, producto de la mente de personas que quisieron comunicar su pensamiento primigeniamente a su comunidad o al mundo.

Por otra parte, el compromiso social, que nunca debemos dejar que muera, representa parte de las  reflexiones de esta sociedad centrado en que esta mejore o se conduzca de diferente manera. El compromiso social debe tener todos los canales de difusión posibles. Antes de llegar a los medios de comunicación, incluso, antes de llegar a una recolección de propuestas de mejora política, el compromiso social ha tenido su base en los textos y teoría de pensadores e intelectuales.

Si reparamos en la figura del intelectual, según Angel Luis Alfaro, “es el que se dedica al estudio y la reflexión crítica sobre la realidad, y comunica sus ideas con la pretensión de influir en ella, alcanzando cierto estatus de autoridad ante la opinión pública. Proveniente del mundo de la cultura, como creador o mediador, interviene en el mundo de la política al defender propuestas o denunciar injusticias concretas, además de producir o extender ideologías y defender unos u otros valores”3. Los artistas, también han hecho acopio de textos de producción humanista y han hecho de ellos la base ideológica de muchas obras. Así, hay autores que no entienden la obra sin trasfondo ideológico y social. Esto se ve muy claramente en la obra de la Generación del 27, en la poesía española.

“Se inicia en la poesía española un proceso de rehumanización que se irá intensificando a lo largo de la década de los años treinta. La expresión abierta de unos problemas íntimos y una tendencia a alejarse de los postulados del purismo y a prestar mayor atención al mundo contemporáneo serán las notas dominantes de la producción de la mayor parte de ellos”.  1

En El nuevo romanticismo (1930), José Díaz Fernández ya diagnosticaba con precisión esto:

“Los literatos neo-clasicistas se han quedado en literatos a secas. La verdadera vanguardia será aquella que ajuste sus formas de expresión a las nuevas inquietudes del pensamiento.”2(…)

“En 1931, con la llegada de la República, al compás de la progresiva politización del país, se desarrolla la literatura de compromiso.

El clima neorromántico y el compromiso social, por el cual, el escritor se siente arraigado a una realidad colectiva, afectaron de forma desigual pero certera a los autores de la Generación del 27.

Se observa una progresiva actitud crítica frente a la realidad española.  En este sentido, el caso extremo lo constituye Rafael Alberti. El poeta, en 1931, ingresa en el Partido Comunista, reniega de su producción anterior y decide contribuir con su pluma a la revolución Social. <<Antes, mi poesía estaba al servicio de unos pocos. Hoy no. Lo que me impulsa a ello es la misma razón que mueve a los obreros y a los campesinos, o sea, una razón revolucionaria>>” 4.Así, “en otros ámbitos como el cine, vinculado a esta generación, Luis Buñuel rueda Las Hurdes, tierra sin pan (1932)”4. (…)”Durante la posguerra, la obra de los poetas de la Generación del 27 fue tergiversada y deformada y sus obras, silenciadas o prohibidas”4.

Muchas veces, olvidamos que el mundo del compromiso va ligado al de la educación y esta sin lecturas no se  puede llevar a cabo. A través del análisis de la realidad, se alcanza la reflexión y esta es necesaria para formar a la sociedad. Durante estos últimos años vivimos en una permanente crisis de la educación. Es por esto que en este sector se recorta también en contenidos humanísticos, ese saber que se transmite a aquellos con afán de aprender. Se falla en la cuestión cultural en pro de conocimientos “que sirvan para el día de mañana”. No forman como personas o seres humanos, sino como seres útiles para trabajar en un futuro. Parece que sea lo único que les interese. Pues bien, la educación es otra cosa. La educación es despertar la mente de las personas y convencerlas de que no hay límites para su saber, o al menos, este no está regulado por exámenes ni títulos. Al eliminar estos contenidos humanísticos, se recorta también en compromiso social. Esto es producto de un capitalismo que quiere acabar con la ideología5. Quieren evitar que la población piense por sí misma y por esto eliminan la intelectualidad. Es por esto que aspectos como la política están tan denostados hoy en día.  Si eliminan o fraccionan la historia y la tratan como una materia más, conseguirán distanciar a las personas, hasta hacerlas creer que su país no tiene memoria y que los acontecimientos que en los libros se cuentan, será como si nunca hubieran sucedido. El compromiso social se relega de los libros, aunque, afortunadamente, existen otros canales de difusión. Del medio audiovisual pasamos a Internet, que llega a la mayor parte de la población. No solo se cuenta con bibliotecas virtuales, sino con vídeos, documentales y una infinidad de contenidos. Ese contenido también estará sometido a la censura de la sobreinformación. Pero depende del criterio de cada persona discernir la calidad de aquello que le interesa. Por suerte, la desaparición del compromiso social no va ligada a la del libro, es por esto que, aunque desaparezca del libro o el libro mismo, seguirá existiendo compromiso social. Pues es la naturaleza misma del ser humano implicarse en todo aquello que concierne a su área de influencia y la de su comunidad.

  1. Ramoneda, Arturo. Antología poética de la Generación del 27(2011), Castalia Didáctica, Madrid
  2. Díaz Fernández, José. Prólogo de Acero de Madrid, 1938.
  3. Alfaro, Angel Luis en Wikipedia http://es.wikipedia.org/wiki/Intelectual
  4. Ramoneda, Arturo. Antología poética de la Generación del 27(2011), Castalia Didáctica, Madrid
  5. Kohan, Néstor y Brito, Pier, Marxismo para principiantes,2005, Era Naciente, Buenos Aires
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s